Cuándo derivar a otro profesional

Cuestiones prácticas

Como terapeutas queremos que los pacientes que entren por nuestra puerta, solucionen sus problemas cuanto antes. Si es con nuestra ayuda, mucho mejor (para eso estamos) y si no es así, debemos saber cuándo es mejor derivarlos a otro profesional.

A veces es duro reconocer que, como psicólogos,  no podemos ayudar a todo el mundo. Aunque bien mirado, una derivación a tiempo es mejor que una terapia inútil.

En ocasiones, derivar no implica que el paciente tenga que abandonar la terapia sino que hay que posponerla o comenzar un trabajo en equipo con el otro profesional.

Pueden ser muchas las razones por las que hay que optar por una derivación pero nosotras hemos encontrado cinco que nos parecen que hay que tener en cuenta sí o sí.

Cuando nos lo piden

Los mejores expertos en sí mismos son los propios pacientes y si ellos piensan que necesitan ayuda de, por ejemplo, un psiquiatra y nos preguntan por uno, debemos ofrecerle esa posibilidad sin sentirnos rechazados.Aconsejamos eso sí, recomendar a psiquiatras (u otros profesionales) con los que os sintáis a gusto trabajando porque seguramente tengáis que hablar de caso para coordinaros.

Cuando no mejoran

La mayoría de autores señalan que a la tercera o cuarta sesión debería haber alguna mejoría. En caso contrario, se debería replantear todo el enfoque de la terapia.Cuando esto ocurre y cambiamos el enfoque, el paciente suele mejorar pero si no es así y las sesiones van pasando sin que haya ni una leve mejoría, hay que plantearse que tal vez nosotros no seamos las personas indicadas para ayudarlo.
Derivar en este caso es una cuestión de ética profesional.

Cuando no es un problema psicológico

Gente que va al psicólogo porque no tiene trabajo o porque tiene problemas legales: con la crisis esto se ve cada vez más.

Admitámoslo, los psicólogos no lo sabemos todo y no lo podemos solucionar todo y muchas veces un abogado le va a servir de mucha más ayuda que nosotros.

Para saber si es necesaria la derivación, solemos preguntar: “¿Te bastaría con solucionar este problema legal/económico/etc para estar bien o necesitarías algo más?” En función de la respuesta, sugeriríamos una derivación con alta por nuestra parte o una con seguimiento.

Cuando sentimos que no podemos ayudarlo

Porque nos da miedo estar a solas con él en consulta, porque es un problema que nos supera como terapeutas o porque simplemente nos falta formación. Son tres razones que debemos aclarar en la primera o segunda consulta porque si se dan, no podremos ayudarlo aunque  queramos.Esto tiene que ver más con nuestras propias limitaciones que con el problema en sí. Por eso hay que ser muy conscientes de hasta dónde podemos llegar como terapeutas y qué tipo de patologías o problemas están fuera de nuestro alcance.

Cuando hay un conflicto de intereses

Personas conocidas, familiares o personas que tienen problemas con pacientes que tenemos en terapia. Son sólo ejemplos casos en los que puede haber un conflicto de intereses.

Como en la opción anterior, es bueno saber de antemano qué situaciones podemos manejar de manera adecuada y cuáles es mejor derivar para que se encarguen otros.

Como veis, no están todas las que son pero sí son todas las que están. Para prevenir algunas de estas situaciones, lo mejor es contar con un supervisor o un compañero que nos aconseje (a veces el árbol impide ver el bosque) y nos haga ver nuestras limitaciones si nosotros no somos capaces de hacerlo.

Tener a mano los números de varios compañeros abogados, psiquiatras, fisioterapeutas, psicólogos, etc para derivar cuando lo consideremos necesario es, además de una forma de ayudar a los pacientes que acuden a nuestra consulta, una manera de crear una red de profesionales que se conocen entre sí y a través de los cuales también te pueden llegar casos.

Contadnos ¿cuáles son vuestros criterios de derivación?

¿Quieres más consejos?

Suscríbete para recibir el e-book “La psicoterapia perfecta que acabó en abandono”.

Además, mando un email TODOS LOS DÍAS sobre cómo puedes mejorar nuestra práctica clínica. En cada uno, ofrezco mis cursos y servicios. Si te cansas, siempre te puedes dar de baja con un click.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en Active Campaing, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

1 Comentario

  1. Hola, mi nombre es Sergio Antonio, y ante todo les agradezco que pongan a disposición tanta información relevante sobre el proceso de derivación.

    Por otro lado, me surge otra cuestión que quiero consultarles:
    ¿¿El psicólogo privado puede cobrar por derivar a un paciente??

    Gracias de antemano. Un cordial saludo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. ¿Cuándo es eficaz la psicoterapia? - Andainas - […] Es el paciente el que tiene que decidir si la terapia está siendo útil o no, y parte de nuestro…

Enviar un comentario