Mitos sobre las parejas

Psicopatología

Mitos-parejas

Se han escrito un montón de libros sobre las parejas: lo que funciona y lo que no, cómo hacer para que tu pareja cambie, por qué se sufre por amor, cómo conseguir una relación sana y duradera, etc.

Mucho se ha escrito y teorizado sobre el tema. Lo malo es que se ha teorizado mucho e investigado menos. De ahí que algunas teorías que parece que tienen sentido resultan ser inútiles e incluso perjudiciales a la hora de ayudar a una pareja a mejorar su relación.

En este post os contamos los 3 mitos más relevantes para nosotras, aunque hay muchos más.

Los contratos quid pro quo funcionan.

Me refiero a los pactos del estilo: “si tú haces esto, yo hago lo otro”. Son contratos en los que la conducta de uno depende de lo que haga el otro. Pueden ser explícitos, trabajados en terapia, o implícitos. Es igual, de ninguna de las maneras son útiles.

¿Por qué no funcionan?
Porque provocan que las personas comencemos a tener una nota mental de la lista de lo que nosotros sí hacemos y de lo que no hace el otro. De esta lista al rencor hay un paso bien cortito.

Lo que acaba ocurriendo con este tipo de contratos es que funcionan de manera inversa. Cada vez harán menos cosas positivas porque están esperando a que la otra parte dé el primer paso: “hasta que él no cambie yo tampoco lo voy a hacer.” Esta es una frase que utilizan las personas que están metidas en una dinámica de contratos quid pro quo viciado.
Por eso nosotras nunca utilizamos este tipo de estrategias en consulta (ni en terapia de pareja ni tampoco en terapia con adolescentes).

Entendemos que los cambios que quiera realizar cada uno tienen que ser con la idea de mejorar la relación y no la de cambiar la conducta del otro.

Las infidelidades es lo que más daña una relación.

Falso, ni siquiera son la principal causa de divorcio, que suele ser el distanciamiento emocional.
En realidad, las personas que acuden a terapia debido a una infidelidad son la minoría. La mayor parte de las parejas que atendemos acuden por dos motivos:

Demasiadas discusiones (o pocas pero muy fuertes)
Todas las parejas discuten por lo que la discusión en sí misma no es un motivo de consulta.

Sin embargo, cuando las discusiones se repiten una y otra vez sin lograr solución algo, si el resentimiento aumenta en cada discusión o si se comienza a discutir “por tonterías”, entonces ya estamos ante el motivo más frecuente por el que las parejas acuden a terapia.
Hace un tiempo escribimos un post sobre las 3 causas principales de discusiones dentro de una pareja por si alguien quiere saber algo más del tema.

Vidas paralelas.
El tener una vida paralela suele ser la solución a la que llegó la pareja para no discutir: mejor no hablar; de no hablar pasamos a estar cada uno por su lado en un momento.

Hoy en día los móviles facilitan este aislamiento pero en absoluto son los causantes de nada. De hecho a veces utilizamos el móvil en consulta para comenzar los acercamientos, por lo que esto no va de lo malas que son las tecnologías para las relaciones de pareja.

En una relación hay quien está equivocado y quien está en lo cierto.

Hay personas que acuden a una terapia de pareja con la idea de encontrar a una persona que les dé la razón o que dicte sentencia. Tienen la idea de que la solución a sus problemas de pareja pasa porque la otra persona cambie y vea las cosas desde su punto de vista exclusivamente.

Nosotras sabemos que no hay una verdad única y que en una pareja hay dos historias igualmente válidas.*

También sabemos que para que la situación mejore ambos tienen que poner de su parte. Ojo, la parte de cada uno no tiene por qué ser igual, a veces uno de los dos tiene que poner más que el otro, o empezar antes o cambiar más deprisa. Esto no quiere decir que sea más culpable sino que simplemente tiene más fuerzas para tirar de la relación que la otra persona.

*Siempre me refiero a parejas donde no hay violencia de género. Cuando hay violencia de género no es posible realizar una terapia de pareja.

¿Quieres más consejos?

Suscríbete para recibir el mini-ebook del Giro Copernicano, donde te cuento qué dos descubrimientos hice gracias a un italiano con acento de Valladolid y qué tiene que ver Dumbo en todo esto.

Además, mando un email TODOS LOS DÍAS sobre cómo podemos mejorar nuestra práctica clínica. En cada uno, ofrezco mis cursos y servicios. Si te cansas, siempre te puedes dar de baja con un click.

Para cumplir con el RGPD (Reglamento General de Protección de Datos) es necesario que leas y aceptes la política de protección de datos de la web. Tus datos serán almacenados en Active Campaing, un proveedor de email marketing que también cumple con el RGPD.

3 Comentarios

  1. Woooow! Me ha dejado sorprendida este post. Justamente ayer trataba un tema similar a este con una chica y justo los tres puntos que aquí manejan son las ideas equivocadas que a ella y su pareja conflictua. “Si tu haces pues yo hago” “cambia tu y cambio yo”. Sin duda seguiré leyéndote.

  2. A MI ME PARECEN MUY UTILES E IMPORTANTES TODA ESTA INFORMACION, PUES ME INTERESA
    CONOCER MAS O AMPLIAR MIS CONOCIMIENTOS QUE SEA RELALCIONADO CON PAREJAS Y FAMILIAS.
    MUCHAS GRACIAS POR TOMARME EN CUENTA.
    BENDICIONES.

  3. Mil gracias siempre es enriquecedor lo que nos comparte, considero que entre parejas es bueno llegar acuerdos sanos que ayude a resolver conflictos. El quid pro quo no considero sea bueno aplicarlo, hay que tener mucha fuerza de voluntad para ponerlo en practica, considero. gracias

Enviar un comentario